LA UNIÓN EUROPEA COMBATE LA POSICIÓN DOMINANTE DE LOS GIGANTES TECNOLÓGICOS